domingo, 11 de noviembre de 2012

Que paso en madrid arena

Menores, avalanchas y puertas cerradas: las claves de la tragedia.


La versión de lo que ocurrió en el Madrid Arena y los testimonios de decenas de personas que acudieron al concierto son muy diferentes: hablan de menores en el local, ausencia de control en los accesos y exceso de aforo.
Menores en la fiesta

En teoría, el acceso de los menores de edad al recinto, donde se vendía alcohol, estaba prohibida. Miguel Ángel Villanueva, 'número dos' delAyuntamiento de Madrid, dijo que no le constaba que algún menor accediera al concierto. Sin embargo, los hechos demuestran que los hubo. Primero, porque una de las heridas, Belén L. R., tiene 17 años. Según el parte médico, "estuvo en parada cardiorrespiratoria media hora y su estado es muy crítico". Asimismo, una de las víctimas mortales no pudo ser identificada en un primer momento porque sus huellas dactilares no coincidían con las del DNI que portaba. Una 'técnica' utilizada habitualmente por los adolescentes es usar carnés falsificados o, con más frecuencia, cambiárselos con otros que son mayores de edad.

Además, decenas de testimonios recogidos por ELMUNDO.es indican que los menores accedieron sin dificultad al recinto. "Me sorprendió la cantidad de menores que había, algunos en un estado bastante lamentable", dice Rosa N. "Tengo constancia de que entraron menores a mansalva, ya que por lo menos 30 amigos míos fueron y pasaron sin ningún problema", cuenta Lucía Villar.

Los servicios de seguridad del evento eran los responsables de asegurarse de que ningún menor entraba en el recinto. Los testimonios de los asistentes dicen que no pedían el carné: "Nadie pedía el carné de identidad. Había tanta, tanta gente que los que iban a entrar empezaron a empujar y los de la entrada nos decían: 'Venga, pasad, pasad', según Gonzalo S., de 16 años. "Estuve en Madrid Arena teniendo 17 años. Nadie me pidió el DNI ni revisaron la mochila que llevaba. Había niños hasta de 15 años", dice Marcos C.
Control de bolsos y mochilas

Una botella, objetos contundentes, fuegos artificiales, una simple lata de cocacola abierta... En cualquier concierto o espectáculo deportivo está prohibido introducir elementos que puedan poner en peligro la seguridad. ¿Cómo se hace? Con un tedioso control de bolsos y abrigos. Villanueva ha asegurado que en el interior del Madrid Arena, había "75 personas encargadas de la seguridad, más 38 vigilantes", según fue informado a su vez por la empresa Diviertt, organizadora del concierto. El Ayuntamiento ha aclarado que se aseguró en la misma tarde del miércoles de que el recinto cumplía todos los requisitos.

Carmen Grañén, presente en el concierto, reconoce que le sorprendió "que no registraran los bolsos como se suele hacer en los conciertos y otros eventos multitudinarios". Otra persona corrobora este testimonio: "No comprobaban el contenido de nuestros bolsos, ni tan siquiera a las personas que llevaban mochilas".

Cristina R. también asegura que "en ningún momento pidieron los DNI, ni nos miraron los bolsos, como suele hacerse normalmente en todo este tipo de eventos; se limitaron a cogernos las entradas (no es la primera vez que voy a este recinto, pero sí la primera que no veo ningún tipo de control para entrar).
¿Exceso de aforo?

Según el Ayuntamiento de Madrid, el aforo máximo del Madrid Arena para conciertos es de 10.600 espectadores. La empresa Diviertt S.L. asegura que vendió 9.650 entradas.

Pero, una vez más, los espectadores tienen una impresión muy diferente. El DJ estrella de la noche, Steve Aoki, gritó durante su actuación que había 15.000 personas en el recinto.

"El aforo estaba sobrepasado por mucho, e intentar salir no era tarea fácil", dice Massimo Baccelliere. "Por mucho que se mencione que el aforo no estaba completo es falso; apenas podíamos movernos incluso al principio del evento: empujones, pisadas, peleas, cualquier movimiento se sucedía con pequeñas oleadas de caídas y arrastramientos", aseguraJavier Linares.

Otros testigos señalan que retrasaron su llegada a la fiesta al leer mensajes en Twitter alertando de que había colapso en el recinto por la gran cantidad de gente que había acudido.
¿Cuál fue el detonante de la estampida?

Según las primeras investigaciones, el lanzamiento de algún objeto pirotécnico pudo provocar una estampida humana en la pista: "La explosión de una bengala o un petardo en uno de los pasillos centrales a la pista", según la versión del Ayuntamiento.

Los presentes diferencian, sin embargo, entre el 'tapón' humano que se produjo entre las 3.00 y las 3.30 en la pista y la posterior estampida. ¿Por qué se amontonaron los espectadores a esa hora en la zona baja? El motivo fue la actuación de Steve Aoki, uno de los DJ considerados 'top' y motivo real por el que la mayoría había acudido al Madrid Arena.

"La bengala que tiraron en el pasillo fue después de la avalancha, mis amigos lo vieron, por tanto creo que no fue ése el problema del terrible caos", explica Lucía Villar.

Inés Baquera cuenta que "de 3.00 a 3.30 pararon la música, la gente sabía que iba a comenzar la sesión de Aoki y empezó a bajar a la pista principal. En vez de limitar el acceso dejaron pasar a todo el que quiso. Cuando intentabas salir la gente te empujaba para adentro porque querían acercarse al DJ. Vi el momento en que tiraban la bengala. Fue desde el segundo piso, al lado de de la zona de control de escenario; se formó un círculo de humo, pero se deshizo rápido".

"Había salidas cerradas y todo el mundo comenzó a amontonarse en los dos pasillos que había para salir. No llegamos a ver ninguna bengala, pero cada vez había más gente, de forma que estábamos encajados unos con otros y nos movíamos en bloque. Los empujones comenzaron a ser más violentos y algunos grupos de personas cayeron al suelo", relataClaudia Salvarani.

"La bengala que se encendió no generó todo el caos, probablemente incentivo el pánico, pero la aglomeración ya se había producido 20 o 30 minutos antes y el descontrol era total", insiste Nacho F.
Problemas con las salidas de emergencia

El Madrid Arena es un recinto que tiene numerosas pueras de acceso y salida para facilitar su desalojo. "Queremos dejar claro que no sólo no se produjo ningún problema con los accesos de salida, sino que estos se utilizaron con normalidad por los asistentes al concierto a la finalización del mismo", ha explicado el vice alcalde Miguel Ángel Villanueva.



Los asistentes, por su parte, se quejan de dificultades para evacuar el recinto. "Lo más lamentable fue el bloqueo que decidieron llevar a cabo los de seguridad precintando las puertas principales para que no pudiésemos salir ni entrar. Tras media hora de lucha conseguí salir por una de las puertas laterales del bajo", dice Amaia Goena. "Sólo se podía acceder por un par de puertas a la pista, las salidas de emergencia estaban cerradas", apunta Fernando Brioso.
Personal de seguridad y sanitario

La empresa era la responsable de garantizar la seguridad y la asistencia sanitaria en el recinto. El Consistorio madrileño señala que "los técnicos y la Policía comprobaron que todo estaba en orden, y por la noche el despliegue incluyó policía local y nacional, porque había mucha gente, además de medios sanitarios".

Alejandro Almoguera, estudiante de 4º de Medicina en la Universidad Autónoma de Madrid, dice que "no había personal sanitario, sólo los camareros intentaron reanimar a una chica de manera lamentable. Intenté aconsejarles cómo hacerlo mejor y despreciaron mi ayuda, aun así me quedé allí hasta que llegó el Samur a los 15 minutos o así".
Que la fiesta siga

Uno de los aspectos más polémicos fue la decisión de mantener la sesión del DJ cuando ya se conocía que habían muerto al menos tres jóvenes. La explicación de los servicios de emergencia es que, en esos casos, finalizar abruptamente la fiesta puede provocar más problemas de seguridad.

Fuente el mundo.es

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada